Radica en su relación indesligable con el funcionamiento del Estado. Si no existiese la tributación,  tampoco existirían Estados, ya que no  estarían en la capacidad de cumplir con las funciones que les asigna la sociedad.

 

Las funciones básicas de los Estados modernos se orientan a administrar el orden social y a proveer bienes y servicios comunes a todos los integrantes de la sociedad.

 

La primera tarea tiene que ver con las acciones de los funcionarios públicos destinados a representar el interés común, sea en cualquiera de los poderes del Estado (Judicial, Legislativa, Ejecutivo), los organismos descentralizados y las instancias de gobiernos regionales  y locales. La segunda tiene que ver con servicios específicos. Los más importantes son:

 circulo

 

- La elaboración de las leyes, códigos y normas que ordenan y orientan la seguridad interna y externa del país, para lo cual se necesita mantener a las Fuerzas Armadas y Policiales.


- La administración de justicia de acuerdo con las leyes que existen en el país. Para esto debe contar con un aparato judicial.


- La construcción de carreteras para comunicar al país.


- La capacidad de contar con recursos que le permitan atender emergencias como terremotos, inundaciones, huaycos, etc.


- La construcción de centros educativos bien equipados y el pago de remuneraciones a los maestros.


- La atención de los servicios de salud, creando centros hospitalarios y postas y  cubriendo el pago del personal que labore en estos lugares, etc.


 Para todo ello, el Estado necesita el dinero que proviene de la tributación.


La tributación permite administrar el país desde las instituciones del Estado. Por consiguiente, se debe entender que la tributación es una obligación o deber que nos conviene cumplir para garantizar una vida organizada y que el Estado nos provea de mejores servicios.


La tributación es una de las obligaciones o deberes que los ciudadanos tenemos frente a la sociedad y al Estado. Pero también es un derecho, pues todos tenemos derecho a constituir un Estado que establezca las condiciones para desarrollarnos individual o colectivamente.



Por lo tanto, nos conviene cumplir con la obligación tributaria, porque así contribuimos para que el país tenga una buena              organización y brinde mejores servicios a los ciudadanos.