1. ¿Qué es el Estado?


El Estado es el conjunto de instituciones públicas organizadas, conducidas y controladas por los ciudadanos que pertenecen a una misma comunidad política, con la finalidad de administrar sus asuntos públicos.

 

Los ciudadanos le han conferido al Estado poderes que son los siguientes: 

Poder Legislativo para que legisle (formule leyes).
Poder Ejecutivo para que administre y ponga en práctica las leyes establecidas por el Poder Legislativo.
Poder Judicial para que administre justicia y haga cumplir la ley.

 

Los poderes del Estado son independientes. Esto quiere decir que un poder no puede influir ni tiene mandato sobre otro poder.

 

2. ¿Qué tienen que ver los poderes y las instituciones públicas con los derechos de los ciudadanos?

Tienen mucho que ver:

 

El Estado ejerce el Poder Judicial que le han conferido los ciudadanos a través de las cortes y los juzgados, para salvaguardar los derechos civiles de los ciudadanos.


El Estado ejerce el Poder Legislativo a través de los organismos representativos locales (municipios), regionales (gobiernos regionales) y nacionales (Congreso de la República), como formas de ejercer los derechos políticos o las vías de acceso a la participación en la toma de decisiones públicas y en su ejecución, así como en la actividad legislativa.


El Estado ejerce el Poder Ejecutivo que le han conferido los ciudadanos a través de la administración pública y los servicios sociales, mediante los cuales asegura la ejecución de las políticas y obras públicas para hacer posible el desenvolvimiento de los derechos económicos y el goce de los derechos sociales.

 

3. ¿Y quiénes son las personas que se encargan de trabajar en todas esas instituciones públicas?

Todos los ciudadanos tienen derechos políticos que le dan libertad para elegir mediante voto directo y secreto a sus representantes locales, regionales y nacionales. Los ciudadanos también tienen derecho a ser elegidos y participar en las instituciones públicas, como congresistas, presidente de la República; así como a ser jueces y magistrados. Por otro lado, los ciudadanos pueden ser designados como funcionarios y también pueden solicitar su ingreso como servidores públicos (administradores, fiscales, policías, maestros, médicos, militares, recaudadores de impuestos, resguardos de aduanas, etc.).